Sala de Prensa

Desarrolló el IEPCGRO, la Sala Regional CDMX del TEPJF y el TEE

2019-10-07

Imagen Principal de la Nota

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero (IEPCGRO), la Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el Tribunal Electoral del Estado de Guerrero (TEE), desarrollaron el Diálogo #4 del Cuarto Ciclo de Diálogos Democráticos “Los Desafíos para Fortalecer la Democracia en México” con el tema Justicia Transicional, en el que fungió como relator el Magistrado Presidente del TEE, Ramón Ramos Piedra, y participó Alan García, de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Alejandra Betanzo, especialista en justicia restaurativa e integrante de la Red de Politólogas y Olga Noriega, Profesora-investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales; mientras que Adrián Montessoro Castillo de la Sala Regional Ciudad de México del TEPJF, participó como moderador. Durante su mensaje de inauguración, el Consejero Presidente del IEPCGRO, J. Nazarín Vargas Armenta, calificó el evento como “un ejercicio más de participación y retroalimentación ciudadana que, sin duda, contribuirá, desde la perspectiva jurisdiccional, al desarrollo democrático en cuanto a la tutela, protección y progresividad de los derechos humanos; pero, sobre todo, en la reparación de los daños cuando éstos han sido violados”. Agregó que “esta estrategia de compartir, analizar y desarrollar temas relevantes con los órganos electorales locales y con la ciudadanía, son un interesante ejercicio de generación de conocimientos que, desde luego, abonarán a un mejor desempeño institucional y a una mejor calidad de la ciudadanía”. El Consejero Presidente del IEPCGRO explicó que “La justicia transicional, a través de la verdad, la justicia, la reparación a las víctimas y las garantías de no repetición, puede impulsar un cambio profundo en las condiciones de injusticia e ilegalidad de un determinado país. Aplicada a México, esta justicia contribuiría hacia un estado de efectividad en la protección, respeto, garantía y promoción de los derechos humanos, en la vigencia, actualización y fortalecimiento del Estado de Derecho y, por tanto, en el combate frontal a la impunidad. A la generación de confianza ciudadana en el ejercicio democrático como un medio eficaz para incidir en cambios que, hasta ahora, no solo son indispensables, sino necesarios para el desarrollo y la paz social en Guerrero y en México, con miras a la consolidación y perfeccionamiento de la democracia. Alan García, de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, explicó que “en el caso de la violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, viene desde la época de los 90 y es una de las evidencias más palpables de que en México se requiere cambiar el paradigma de acercamiento del fenómeno de criminalidad y la violencia. En ese sentido, lo que plantea la Justicia Transicional es que las respuestas ordinarias frente a circunstancias extraordinarias son totalmente limitadas y, lo que se necesita es proveer, a esa circunstancia de anormalidad, acciones reforzadas, acciones extraordinarias y excepcionales”. La Profesora-investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales, Olga Noriega, señaló que “creo que es necesaria y que resulta urgente una estrategia de Justicia Transicional en México; pero también se tiene que implementar de manera muy cuidadosa; si no la sabemos implementar, lo único que lograríamos sería la revictimización”. Añadió que “Tenemos que crear órganos multidisciplinarios y que estén interconectados con todas las autoridades porque el crimen es multicausal, multifactorial y pluriofensivo, tanto el delito como las violaciones a los derechos humanos y, desde ese ángulo, hay que trabajarlo”. Por su parte, Alejandra Betanzo, especialista en justicia restaurativa e integrante de la Red de Politólogas, expresó que “Una política de justicia transicional requiere de un respaldo social y político amplio. Quien va a llevar a cabo las acciones son instituciones que ya están desgastadas, que ya gozan de muy poca confianza de parte de los ciudadanos; ese es el reto más grande que enfrentaría”. “Las Políticas de Justicia Transicional tienen que ver con pasar de un estado autoritario a un estado democrático; ahorita ya estamos en un estado democrático pero que tiene resabios de un estado autoritario con un estado de derecho muy débil”. El Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Estado, Ramón Ramos Piedra, señaló que la Justicia Transicional es una herramienta que busca servir a la justicia y lograr la reconciliación; dicha justicia tiene cuatro pilares: La verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Esto debe hacerse a través de reformas legales que fortalezcan la aplicación de la justicia y la creación de instituciones sólidas que trasciendan la parte del crédito social”.